lunes, 2 de mayo de 2011

En nombre del peronismo bonaerense (2da parte)

Así terminaba el posteo del sábado que prometí continuar
¿Me pregunto ahora si es licito que un peronista bonaerense permita que se lo barra del escenario en nombre del "peronismo bonaerense" para beneficio de los que no son una cosa u otra?
Alli decía que desde el sciolismo y kirchnerismo se apunta a sacar el mayor provecho para sus costales y esa cosecha de votos se hace a costa del peronismo bonaerense, que a pesar del cimbronazo que significará la gran encuesta previa del 14 de agosto (a eso quedó reducida) saldrá a la cancha a ganar la provincia (seguramente con una variante propia que no necesariamente será la oficial) y la nación con muchas de las caras y las voces de hoy o con aquellas que miran y hablan al futuro.

14 de agosto o el cementerio de los elefantes
Los sujetos a los que se refiere la pregunta incluye a aquellos elefantes políticos que mansamente recorren el camino hacia el lugar de su descanso eterno y que se hayan estigmatizados bajo el rótulo de barones del conurbano. Parece que muchos de estos compañeros recostados en la comodidad y la falta de reflejos decidieron franquear el paso a los próximos 8 años configurando un escenario provincial que seguramente ya no contará con su presencia (al menos de la mayoría). El futuro se les venía encima y nada hicieron para mutar como tantas otras veces, habilitando así los intentos por superarlos de compañeros que venían empujando el carro de hace rato.

"Como se ve, el futuro llegó, hace rato", concluye en una nota en Perfil el sociólogo althusseriano Artemio López hablando de los aparecidos en esta elección que marcará el fin de las posibilidades constitucionales de reelección tanto de Cristina Kirchner como de Daniel Scioli. Una verdad de perogrullo (que sin embargo más de uno sueña que jamás acontecerá) es que ambos -y solo para los universos que disputan hoy (nación y provincia)- tienen extendido el certificado de defunción para el 9/12/2015.

López bosqueja el perfil de los dirigentes que (tal vez dentro el mismo trazo grueso "k") disputaran la historia (la nueva) proyectando las tendencias del escenario que tantea hoy y que seguramente los dejará bien parados
... el despliegue electoral de Massa es cuatro veces más potente que el de Sabbatella, y se intensifica notablemente a medida que desciende el ingreso y se penetra en territorio bonaerense. Adicionalmente, desaparecido De Narváez, el mix de votos que libera el candidato colombiano es favorable a Massa respecto de Sabbatella en una proporción de 7 a 3.
Es inverso el flujo que libera el electorado de Margarita Stolbizer, con lo cual la brecha global se ampliaría en favor de Massa, pero discretamente, en orden a los cuatro puntos adicionales en el total provincial.
Contrario sensu, la población de residencia del Primer Cordón tiene mayor afinidad relativa por Martín Sabbatella respecto de Sergio Massa que, sin embargo, mantiene supremacía.
El ex intendente de Morón tiene cuatro veces más profundidad electoral en el Primer Cordón que en el segundo e interior provincial. Por cada cuatro ciudadanos que optan por el EDE en el Primer Cordón, la periferia de la Ciudad de Buenos Aires, sólo uno lo hace en las zonas más alejadas. Es el EDE así observado una experiencia de segmentos medios y medios altos, que demanda homogeneidad social para desplegarse electoralmente, homogeneidad de segmentos medios típica de la modalidad tradicional de representación del formato progresista, en tanto el perfil del actual intendente de Tigre representa con notable simetría el perfil populista clásico bonaerense, hasta hoy todavía encarnado en el PJ.
(Para leer completa la nota cliquear aquí)
El panorama barrena al peronismo bonaerense que se instaló en 1990 en la Provincia de Buenos Aires.

Es de algún modo el fin del peronismo bonaerense concreto a la fecha. Muchos se irán en diciembre de este año y otros lo harán en 2015 y se van como conjunto, con el sabor amargo de al no haber podido demostrar la falsedad acerca de las acusaciones ser funcionales a cualquier ideología o que participaron en las conspiraciones y golpes de mercado que se provocaron desde 1989 en adelante, empero tampoco nadie pudo demostrar la veracidad de las infamantes afirmaciones auqnue es menester señalar que ambas mentiras groseras resultaron buen argumento para justificar una intervención que no contó con la resistencia de los intervenidos.

Desde mi óptica intuyo sobreviene un escenario donde se discute la política provincial primero y después se sale al mundo. Este nuevo momento significará el fin de la intervención encubierta pero no debe ser visto como simple recambio de figuritas, en definitiva "lo importante no es cambiar de collar sino dejar de ser perro", imponiéndose una orgánica provincial que supere el esquema de compartimentos estancos municipales que es el paredón donde se estrellan las aspiraciones de los que desean participar en el imaginar e implementar políticas provinciales desde el peronismo bonaerense para los bonaerenses.

Con abandonar el aislamiento y actuar en conjunto no solo dejará de ser el pejota de la PBA un pendejo del gobierno -peronista- nacional (muchas veces a costa de inmolarse) que seguirá siendo el conductor del proceso pero deberá consultarlo como se hizo siempre, como debe hacerse con cualquier base de sustentación para coordinar la lucha, sino que generará los anticuerpos que evitarán la tentación de la disgregación, las dobles jugadas y la recuperación de la brújula común que ate sus destinos.

En fin, veremos si los proximos meses se consolida un proceso de renovación del pejota bonaerense, en la continuidad y no en la ruptura. Un cambio dentro del cambio nacional, un "muerto el Rey, Viva el Rey" dirigencial bonaerense.

O.b